Tipos de dietas vegetarianas

La alimentación vegetariana puede convertirse en una alternativa saludable y deliciosa, siempre y cuando se incluyan en ella ingredientes suficientemente variados, que aseguren el ingreso al organismo de los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento de cuerpo humano.

El mayor problema de las dietas vegetarianas es que pueden no ser lo suficientemente efectivas para obtener los nutrientes fundamentales como proteínas, vitaminas y minerales. Es por esa razón que es importante conocer los tipos de dietas vegetarianas y las características de cada una de ellas, para así poder adoptar la que nos convenga más.

Las dietas vegetarianas se dividen en seis grupos principales:

Dieta semi-vegetariana

Este tipo de dietas se caracteriza por la inclusión de alimentos como lácteos, pollo, huevos y pescado, pero teniendo una marcada preferencia por los vegetales, como el caso de la dieta ornish basada en frutas y verduras, una dieta baja en grasa que permite una reducción acelerada de peso sin comprometer los niveles de minerales y vitaminas que el cuerpo necesita.

Tipos de dietas vegetarianas

Dieta pescovegetariana

Aquí se incluye pescado para garantizar que el organismo reciba el hierro que proviene de la proteína animal. Se ingieren vegetales principalmente, pero además se incluyen lácteos y el pescado como importante  fuente de proteína.

Dieta vegetariana estricta

En este tipo de dieta no se incluyen alimentos de origen animal, cero lácteos, huevos y ninguna clase de carne. Es una dieta estricta que suele producir carencias nutricionales si es llevada al extremo y por demasiado tiempo. Es excelente para desintoxicar el organismo, pero debe hacerse bajo control médico ya que produce deficiencia de vitamina v12, hierro y calcio.

Dieta lacto-vegetariana

Aquí se incluyen solo alimentos de origen vegetal en combinación con lácteos. Al igual que las dietas vegetarianas estrictas, con esta pueden producirse carencias de hierro, así como otros minerales importantes, dadas la falta de proteínas de origen animal. Es muy común la aparición de anemia en dietas lacto-vegetarianas.

Dieta ovo-vegetariana

En este tipo de dietas solo se tiene permitido consumir vegetales, frutas y verduras junto a huevos como fuente de proteína, pero si es llevada al extremo y se prolonga demasiado tiempo este estilo de vida, es posible que a largo plazo se produzca osteoporosis por la falta de calcio, así como anemia por la falta de hierro.

Dietas vegetarianas

Dieta ovo -lacto- vegetariana

Un tanto más variada, la dieta ovo-lacto-vegetariana permite el consumo de lácteos y huevos. Aunque se basa principalmente en el consumo de vegetales, frutas y verduras.

En la alimentación vegana existen muchas variaciones y adaptaciones posibles, así como alimentos de alto contenido proteico que sirven para mantener la fortaleza de los músculos, pero ninguna debe ser llevada al extremo, ya que el cuerpo humano requiere al menos una pequeña dosis de proteína de origen animal para funcionar correctamente.

Si optas por alguna de estas dietas, el consumo de suplementos vitamínicos será necesario para evitar la carencia de minerales que puede tener efectos poco saludables. Lo ideal es ingerir una dieta balanceada con todos los grupos alimentarios.

Comparte: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: