5 sitios que debes visitar si estás haciendo turismo rural en Asturias

El turismo rural está cada vez más de moda. El pasado año el balance fue bastante positivo, ya que incrementó aproximadamente un 42% respecto al año anterior, y hay que admitir que las previsiones para este 2017 son más que buenas. Este tipo de viajes son los más reclamados por la población que vive en la ciudad, ya que es una buena forma de desconectar del trabajo, el estrés y la poca tranquilidad que a veces se tiene en un entorno urbano, pero también son cada vez más las familias con hijos que optan por este tipo de escapadas en las que los más pequeños de la casa pueden conocer nuevos sitios y compartir algo más de tiempo con la naturaleza.

No hay que irse demasiado lejos para encontrar unos cuantos días de paz y tranquilidad rodeados de verde ya que España está plagada de paraísos rurales, como es el caso de Asturias. Sea cual sea tu situación, estés solo, acompañado, con amigos o con familia, estos son algunos de los lugares más bonitos que puedes visitar en Asturias.

La Senda del Oso

Si eres un apasionado de las actividades al aire libre, este es tu sitio, desde 18 hasta 48 Kilómetros de ruta que poder disfrutar rodeado de tu familia o amigos, ya sea andando o en bicicleta, en función de tus ganas y tu resistencia. La Senda del Oso es la vía verde más transitada de Asturias, la preferida de muchos cicloturistas y senderistas. Pasa por los concejos (municipios de Asturias) de Quirós, Taverga, Santo Adriano y Proaza. En ella, personas de todas las edades pueden visitar y conocer preciosos paisajes, atravesando túneles, puentes e incluso ríos. Y, además, con un poco de suerte, podrán conocer a Paca y Tola, dos maravillosas ejemplares de oso pardo, y a Molinera, la pequeña osezna que ahora comparte vida con ellas.

Los lagos de Covadonga y La Santina

Pertenecientes al concejo de Cangas de Onís, situados en el parque de Covadonga, dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa, encontramos las lagunas glaciares formadas por los lagos Enol, La Ercina y el pequeño lago El Bricial, que solo tiene agua cuando se produce el deshielo de la montaña. Una imagen de postal a más de mil metros de altura. Camino a estos lagos nos encontramos son la Santa Cueva, encima de una cascada de agua, donde se halla la Virgen de Covadonga, más conocida como ‘La Santina’, patrona de Asturias. Tendrás que subir unos cuantos escalones para acceder hasta ella, pero verdaderamente merece la pena.

Taramundi

Tocando Galicia, frontera con Lugo, nos encontramos el concejo de Taramundi, un trocito de la historia rural de Asturias. Uno de los paraísos rurales de esta comunidad, conocido por su artesanía, pero también, por sus rutas de senderismo. Antiguas casas de piedra y tejado de pizarra, rodeadas de verde que te hacen viajar algo en el tiempo y sentirte en paz y relajado contigo mismo. Allí podrás visitar cosas tan curiosas como el Museo de la Cuchillería.

Ruta de los molinos de Ribadesella

Un viaje a la edad media en la época en que la fuerza humana se sustituyó por la del agua gracias a la construcción de molinos que aprovechaban la energía de los ríos. Realizando esta ruta, podremos conocer incluso sus mecanismos y engranajes, ya que uno de los molinos está preparado para esto. Tanto los adultos como los más pequeños podrán ampliar sus conocimientos sobre la industria molinera, mientras pasean por un camino totalmente plagado de árboles autóctonos de la zona.

turismo rural Asturias

Camín encantau en el Valle de la Ardisana

Una ruta de 9 kilómetros plagada de tallas de madera de personajes de la mitología asturiana escondidos en el bosque asturiano, donde los niños no solo disfrutarán de la naturaleza, sino que también, aprenderán sobre mitología asturiana en 5 aldeas distintas. Además, este valle se encuentra en Llanes, que, aunque sea un pueblo de más de 13000 habitantes y sea posiblemente el más turístico de Asturias, esto no significa que no merezca la pena gastar un día de tus vacaciones en visitarlo. Famoso por albergar rodajes de películas tan conocidas como ‘El Orfanato’, aún conserva su encanto. Eso si, conviene visitarlo en invierno, ya que en verano se pone tan hasta los topes que la visita a Llanes conseguirá acabar con toda la calma conseguida en tu escapada rural.

Finalmente, como extra, si eres de espíritu aventurero, no puedes irte de Asturias sin hacer el descenso del sella en canoa. Una actividad divertida y económica que realizar en familia o con amigos. Eso sí, si buscas tranquilidad evita el primer sábado de agosto, ya que se celebra el Descenso Internacional del Sella, una prueba deportiva donde compiten piragüistas de todo el mundo y que lleva consigo la celebración de una gran fiesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: