La importancia de la estimulación cognitiva en el tratamiento del Alzheimer

La estimulación cognitiva es uno de los tratamientos más esperanzadores y que está arrojando resultados interesantes en el combate al mal de Alzheimer; se trata esencialmente de una serie de objetivos de activación y estimulación de diversas funciones neuronales, una especie de ejercicio cerebral, el cual puede ayudar notoriamente al paciente, además de que la misma familia puede formar parte del proceso, lo cual resulta de gran utilidad.

Qué es la estimulación cognitiva

La estimulación cognitiva son una serie de procedimientos y estrategias encaminadas a ejercitar las capacidades cognitivas fundamentales del ser humano, por ejemplo recordar, razonar, hacer cálculos, aprender, enjuiciar, leer, ubicarse, crear; todas ellas capacidades innatas pero que gradualmente se van deteriorando con el curso del Alzheimer.

Estimulacion cognitiva en el tratamiento de Alzheimer

Si usted padece o conoce a alguien con Alzheimer, debe saber que las funciones neuronales perdidas no se recuperan, no obstante que es posible ralentizar el deterioro en muchos casos, más aún si se actúa cuando se encuentra todavía en fase temprana. Pues a medida que avance la enfermedad, será más complicado poder restaurar diversas funciones.

Cómo se realiza la estimulación cognitiva

Para el diseño de una estrategia de estimulación cognitiva, lo mejor es empezar por una evaluación del médico especialista, quien deberá considerar múltiples factores del paciente, desde el grado de avance en la enfermedad, sus aptitudes físicas, sus temores, su estado anímico, entre otros factores; para buscar así ofrecer los ejercicios idóneos para su caso, los cuales son el eje del tratamiento.

Aquí te dejamos también algunos ejemplos muy interesantes de ejercicios de estimulación cognitiva, los cuales fueron diseñados por neurocirujanos con gran prestigio en Europa, y donde se explica paso a paso el proceso de forma detallada, con materiales audiovisuales y totalmente en español.

Se incluyen tareas que estimulan funciones de cálculo, ubicación, memoria o razonamiento, entre otras capacidades cognitivas; no se trata sólo de los típicos ejercicios de lápiz y papel, sino que se buscan actividades cotidianas, que permitan estimular funciones cerebrales muy concretas; aunque buscando respetar los principios esenciales de que las pruebas y el entorno deben adaptarse al paciente, y no al revés; además de que se trata de estimular, más no de frustrar o complicar, por lo cual el resultado viene a ser un factor secundario.

Asimismo es importante considerar que resulta de gran utilidad la presencia familiar, para servir de apoyo y también para tener registro de la evolución, así como de las reacciones y emociones que percibe el paciente, lo cual resulta fundamental para diseñar los mejores tratamientos posibles.

Beneficios de la estimulación cognitiva

Esto ayudará en muchos casos, no sólo a ralentizar el avance del deterioro cerebral, sino también a potenciar las capacidades aún existentes; además de que permite mejorar la capacidad de autonomía del paciente para las actividades cotidianas.

Alzheimer

El contacto con la realidad y el apoyo de familiares o terceras personas, también son un aporte importante para evitar el aislamiento, que suele ser una tendencia en estos casos; además que ayudará también a la familia a asimilar de mejor forma esta enfermedad.

La estimulación cognitiva en el tratamiento de Alzheimer también es importante pues se reduce considerablemente el estrés en el paciente, además claro de que lo dignifica y como consecuencia de todo esto, permite mejorar su calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: