Cómo realizar el diagnóstico correcto de una infección vaginal

Las enfermedades vaginales suelen afectar a mujeres de todas las edades, que tengan o no una vida sexual activa. Su presencia se debe a múltiples causas, suelen ser muy molestas y de no atenderse oportunamente podrían presentarse complicaciones graves. Pero, ¿cómo hacer el diagnóstico correcto de una infección vaginal?

Consideraciones acerca de las infecciones vaginales

Existen diversos tipos de infecciones vaginales, y la mayoría de éstas comienzan a ser detectadas a partir de un flujo extraño en el área vaginal. Claro que de forma normal, existen secreciones que son inofensivas, particularmente cuando se presenta un líquido claro o ligeramente amarillo que no tiene olor desagradable, pues se trata de un fluido que permite limpiar y humectar la vagina.

No obstante, el hecho de detectar alteraciones importantes en este flujo podrían ser un primer indicador de la existencia de una infección vaginal.

Síntomas de una infección vaginal

Los síntomas más frecuentes de una infección vaginal son:

  • Comezón
  • Irritación
  • Dolor en la micción o al tener relaciones sexuales
  • Inflamación
  • Mal olor
  • Algún tipo de secreción vaginal anormal, particularmente si se trata de un flujo espeso blanquecino, grisáceo, café, verde o amarillo intenso

Infecciones vaginales

Existen diferentes clases de afecciones que pueden afectar al aparato reproductor femenino, entre las más comunes está la irritación o inflamación de la vulva o la vagina, lo cual se denomina vaginitis, término médico para designar la presencia de una infección vaginal.

Causas de una infección vaginal

Entre los factores más comunes que inciden en la presencia de infecciones vaginales están: una vida sexual activa, la proliferación de bacterias y hongos procedentes de la región anal, deficiente higiene vaginal, cambios hormonales, usar prendas íntimas inapropiadas, alteraciones en la flora bacteriana vaginal, el uso de antibióticos e incluso compartir artículos de higiene personal.

Tipos de infecciones vaginales

Existen diversos tipos de infección vaginal: Candida u hongos, Vaginosis bacteriana, Tricomoniasis, Vaginitis por Chlamydia, Vaginitis viral y Vaginitis no infecciosa. Cada uno presenta sus propios síntomas, aunque pueden ser muy parecidos entre sí, sin embargo los tratamientos son distintos.

Cabe destacar que, algunas mujeres podrían no presentar síntomas o ser muy leves; por lo que se recomienda visitar periódicamente al médico ya que el examen ginecológico podría arrojar información que alerte sobre la manifestación de una infección vaginal.

Proceso para concretar un diagnóstico correcto de una infección vaginal

Debido a que el diagnóstico preciso del tipo de infección vaginal requiere muchas veces análisis especializados, éste deberá ser realizado por un especialista a partir de la indagatoria de los síntomas presentados, además de una exploración física y de ser necesario ordenará la práctica de estudios de laboratorio.

Infeccion vaginal

Entre las pruebas de laboratorio más comunes están la prueba de orina y/o una muestra de secreciones. Además, el especialista indagará sobre el comienzo en las alteraciones del color, olor y consistencia del flujo, si existe dolor, picazón o ardor, así como también acerca del uso de preservativos y duchas vaginales. También si hay recientes cambios en el uso de productos de limpieza íntima o si se usa ropa interior apretada o sintética, lo cual de igual forma podría ser un factor para la aparición de síntomas.

Posteriormente el médico llevará a cabo un examen pélvico para monitorear la vagina y cuello uterino. En el examen vaginal se introduce un espéculo vaginal para observar el cuello uterino y se recoge una muestra del fluido mediante un hisopo con el objetivo de analizar dicha sustancia y obtener información pertinente de los causantes de la infección. De considerarlo oportuno, el médico podría realizar un papanicolau para descartar otras afecciones ginecológicas. Esta prueba de ADN suele ser muy precisa y determinar la existencia de una infección vaginal. Si la infección vaginal ha provocado anormalidades en el cuello uterino, es probable que el especialista determine el uso de una biopsia o colposcopia.

Conclusión

En la mayoría de casos se trata de infecciones bastante tratables, aunque puede evolucionar a cuestiones más graves si no se atiende a tiempo, así que si te sientes incómoda y sospechas de la presencia de una infección vaginal, te sugerimos que busques ser valorada correctamente por un especialista de tu confianza.

Comparte: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: