Instalación del suelo radiante: todo lo que necesitas saber

Una instalación de suelo radiante consiste en la colocación, dentro del pavimento, de una red de tubería plástica que hará circular agua caliente o fría, según se desee, para conseguir la irradiación hacia el ambiente en el que se encuentre.

El agua que circula por las tuberías obtiene la temperatura deseada de un generador de calor, o de frío, según sea el caso.

Todo sobre la instalación del suelo radiante en Madrid

Una de las principales particularidades del suelo radiante es su elevada inercia térmica, es decir, que sigue emitiendo calor o frío.

Si bien es cierto que este tipo de suelo tarda bastante en alcanzar la temperatura deseada (pues tiene que calentar el pavimento en el que se encuentra), después de apagado el sistema sigue emitiendo calor o frío por un tiempo muy prolongado.

Esta es la razón principal por la que la instalación del suelo radiante en Madrid se recomienda para aquellos espacios donde su uso sea continuo y se justifique su funcionamiento. Es, en esos casos, la mejor solución térmica posible.

Instalación del suelo radiante

El sistema de agua que utiliza es de baja temperatura, entre 30 y 45º C. Para mantenerla, será necesario la presencia de aparatos de generación de calor específicos como bombas de calor aerotérmicas o geotérmicas, o en su defecto calderas de baja temperatura que presenten poca condensación, como las de gas, o como la de algunos sistemas híbridos existentes en el mercado actual donde esté presente la energía solar.

Algunos de estos generadores de última generación utilizan fuentes renovables de energía y son altamente eficientes, ya que emiten el cien por cien de la energía que captan. Además, no tienen que calentar el agua como sucede en los circuitos de los radiadores convencionales y proporcionan, por lo tanto, grandes ahorros en el consumo.

Los sistemas de suelos radiantes o refrescantes son conocidos por su “confort invisible”. Como se trata de un sistema de tuberías instalado en el suelo, puede hablarse de que se trata de un sistema “invisible”, pues no tiene ningún emisor térmico a la vista.

Lo que debe estar accesible son los colectores hidráulicos del sistema que, generalmente, son instalados en armarios de la cocina, debajo de las escaleras, en la sala de calderas o en una zona de poco tránsito.

Una de las características principales de la instalación de un suelo radiante en Madrid es que la temperatura del suelo es ligeramente más alta que la del aire del ambiente.

El calor se distribuye uniformemente por todo el espacio, sin acumularse en zonas puntuales, como sucede con los radiadores o en el techo, en el caso de los sistemas convencionales de aire acondicionado.

¿Dónde es recomendable la instalación de suelo radiante?

La instalación de suelo radiante o refrescante no resulta una buena opción en viviendas o locales comerciales que tienen bajo uso o poca ocupación.

Es debido a que tarda horas en alcanzar la temperatura deseada, no se justifica su existencia para unas pocas horas al día.

Es una excelente opción térmica en:

  • Viviendas individuales y colectivas con uso continuado de calefacción
  • Centros de enseñanza, guarderías y residencias para ancianos
  • Piscinas cubiertas y para templar las zonas de estancia y tránsito
  • Salas y pasillos de hospitales
  • Centros de trabajo y oficinas en general
  • Locales de altura elevada como Iglesias, Industrias, etc.

Instalación de suelo radiante en Madrid

Para la instalación de un suelo radiante en Madrid es necesario comenzar por limpiar y nivelar el terreno. La superficie donde se colocará el panel aislante debe estar completamente lisa para evitar cualquier rotura y además asegurar su correcto funcionamiento.

En aquellos casos de hallarse sobre otro piso construido, el segundo paso es colocar un film aislante de humedades.

A continuación, se instala una banda perimetral de plástico para evitar la formación de puentes térmicos o problemas de absorción de dilataciones cuando se realice el vertido del material que hará de pavimento.

Luego se colocan las placas que servirán de guías para la tubería, en toda la superficie de la vivienda o local. Recordemos que la unión entre los paneles suele realizarse por machihembrado. Se desenrolla la bobina del tubo, se va insertando en las guías de las placas y una vez terminado el tendido, se procede al llenado de agua.

Esta operación tendrá que realizarse lentamente y circuito por circuito, para evitar la entrada de aire. Y luego deberá realizarse una prueba de presión a 6 Bares durante 24 horas antes de proceder al llenado del pavimento.Con la instalación de cualquier suelo radiante en Madrid se logra una temperatura uniforme en toda el área, pero la normativa impone la condición de que la temperatura resultante en los locales, medida en su centro y a 1.50 metros del suelo, se encuentre entre los 18 y los 22º C. Por razones de confort, esa temperatura no debe exceder los 29º centígrados.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: