Consejos útiles para comprar una mochila fotográfica

Se conoce como mochila fotográfica a la bolsa o funda en la que se llevan todos los equipos de fotografía, desde la cámara réflex hasta todos sus accesorios, como flashes TTL, trípodes, objetivos, entre otros. La elección de la mochila es casi tan importante como la elección de una buena cámara, puesto que asegurará seguridad y comodidad en cada viaje que hagas con tu cámara a cuestas.

Una de las pasiones más versátiles y atractivas es la fotografía. Cada vez practicada, de forma amateur o profesional, por muchas más personas, por lo que llevar una cámara profesional a cualquier lugar, bien sea a una expedición de montaña, al mar o de viaje, se ha convertido en algo normal y para lo que hace falta una buena mochila fotográfica.

Escogerlas no es tan sencillo, lo mejor es acudir a sitios especializados, como la web mochilasfotografia.digital, donde realizan comparativas de los modelos que mejores condiciones y valoraciones tienen, de las principales marcas disponibles en el mercado, adaptándose a cualquiera de los perfiles de uso principales, desde mochilas baratas hasta mochilas de marcas internacionalmente reconocidas, pasando por ligeras, grandes, de trekking, con ruedas o de tipo bandolera.

No obstante, nunca está de más atender a los consejos útiles que te servirán para comprar la mochila fotográfica correctamente.

El material es importante

Tradicionalmente, se han utilizado materiales de origen natural para la mayoría de las mochilas fotográficas, con el algodón y el cuero, como los principales. Aún hoy, este tipo de materiales son los más utilizados y también los que ofrecen más variedad en el mercado.

En todo caso, la llegada de innovaciones tecnológicas en ese sentido, han permitido la aparición de materiales como el nylon, trabajado para mejorar su durabilidad -en algunos casos denominado nylon balístico por esa misma razón- que abaratan los costes de las mochilas de cuero pero, sobre todo, mantienen la durabilidad y las prestaciones de éste.

El material influye directamente en la rigidez, en el peso, en la resistencia a las inclemencias climáticas o directamente al agua, y en los diseños. Por eso, toda mochila fotográfica debe ser escogida teniendo muy en cuenta el material.

La seguridad y la comodidad no se deben solapar

Más allá de lo anterior, lo importante de una mochila fotográfica -además del hecho de que todo quepa cómodamente- es que sea muy segura. Su compra es precisamente para evitar que tu cámara y tus accesorios sufran daño alguno durante los traslados o cuando se guarden, de modo que la seguridad debe ser el punto crucial de tu elección.

Por eso, valora positivamente que tengan:

  • Refuerzos o espacios acolchados en el centro, en el interior y en las esquinas, creando puntos de amortiguación y absorción en caso de caídas y accidentes.
  • Espacios adaptables de acuerdo al equipo que quieras colocar. La mayoría de las mochilas modernas y de buena calidad, tienen compartimentos interiores que podrás modificar, agrandar o empequeñecer, de acuerdo a lo que vayas a almacenar dentro, de modo que todo quede bien ajustado y protegido.
  • Cremalleras metálicas y con costuras de refuerzo para unirlas a la mochila. Las cremalleras baratas se dañan muy rápido, y si dejan de funcionar, pueden ocasionar caídas que dejarán tus equipos en muy mal estado.

Tamaño, capacidad y aprovechamiento del espacio

Una vez conocida la importancia del material y de los elementos de seguridad de una mochila fotográfica, es hora de mencionar uno de los aspectos más obvios: la capacidad.

La capacidad de una mochila permite reconocer cuántas cosas puedes llevar dentro, mientras que el tamaño está relacionado con las dimensiones de la misma. Es importante tener en cuenta la diferencia, ya que una mochila más grande no necesariamente será una mochila con mayor capacidad, por lo que podrías llevar un peso sobre tus hombros que no guardará relación con lo que puedas meter dentro de ella. Será necesario intentar que exista un equilibrio.

Además, con respecto al tamaño, deberás hacer un inventario de los equipos. ¿Qué accesorios tienes? ¿Cuáles llevas siempre contigo? ¿De qué tamaño es la cámara réflex? Y sobre todo, ¿comprarás accesorios nuevos en el corto plazo? Saber esto te permitirá encontrar una mochila donde, en efecto, todos los accesorios y equipos tengan su espacio y queden bien, por lo que tendrás mayor claridad al comparar marcas, modelos y precios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: